//No te la juegues

En productos sanitarios Online…

#notelajuegues

La compra online crece a un ritmo exponencial, el comercio electrónico está viviendo un incremento vertiginoso.

Este incremento ha provocado un sobresaliente aumento de nuevas tiendas online.

Hoy día, desde una pantalla con conexión a internet tenemos un mega centro comercial a nuestra disposición.

El centro comercial es nuestra pantalla de móvil, tablet u ordenardor y el escaparate se llama Google.

Cada día buscamos en Google millones de productos de todo tipo, incluso antes de comprar en tienda física, consultamos antes en internet.

Sin duda toda una revolución no exenta de riesgos, el mejor consejo, si tienes dudas sobre la tienda…. no compres.

Si lo que vas a comprar Online es algún producto ortopédico, mejor hazlo en una ortopedia.

¿Qué es una Ortopedia?

La palabra ortopedia empezó a usarse en el Siglo XVIII tras la publicación de Nicholas Andry de Boisregard en el año 1743.

Doctor en medicina, profesor adjunto y Decano de la Facultad de París fue el primero en utilizar el término Ortopedia.

En su libro habla de la “Ortopedia o el arte de prevenir y corregir en los niños las deformaciones del cuerpo.

La ortopedia es una especialidad médica dedicada a corregir o evitar las deformidades o traumas del sistema musculoesquelético del cuerpo humano.

Las correcciones pueden ser por medio de cirugía (cirugía ortopédica), aparatos (llamados ortesis) o ejercicios corporales.

Al especialista en ortopedia se le conoce como ortopeda o técnico ortopédico.

Ortopedia Técnica

Ortopedia tradicional, garantía total

La ortopedia técnica fabrica y adapta prótesis y ortesis de uso externo, comercializa productos de apoyo, sillas de ruedas, camas geriátricas y otros muchos productos sanitarios a pacientes con discapacidad, dependientes, con enfermedades complejas o que han sufrido una intervención o un accidente.

En España hay más de 2700 ortopedias, todas tienen algo en común, el o la profesional técnico ortopédico.

El profesional ortoprotésico atiende al usuario en distintas situaciones en función del estado de este, una atención personal y de calidad.

Para realizar una correcta comunicación terapéutica con la persona usuaria del producto de ortopedia es necesaria una valoración integral del paciente.

Esta valoración del profesional cobra especial importancia cuando hablamos de productos ortoprotésicos a medida.

Pero incluso para algo que a cualquier usuario le puede parecer muy básico como comprar una silla de ruedas, es el técnico el que previo reconocimiento del usuario recomendará el tipo de silla, qué accesorios y qué regulaciones debe tener para disfrutar de ella con total seguridad y con todas las garantías.

¿Qué ofrece la compra electrónica?

Las nuevas tecnologías han cambiado muchas cosas en nuestras vidas, el comercio tradicional consciente de ello, no le queda otra que adaptarse a los nuevos tiempos.

El sector de la ortopedia no ha evolucionado digitalmente al ritmo de otros sectores como el tecnológico o textil, pero esta tendencia está cambiando y cada año crece mucho la presencia de ortopedias en internet.

Tenemos acceso a cualquier producto de ortopedia desde nuestro móvil, ofertas excelentes y con la comodidad que te lo entregan en casa.

Todo esto suena genial, no tengo que desplazarme y además compro a buen precio, pero ten mucho cuidado en donde compras.

Ya sabemos que la compra electrónica nos ofrece inmediatez y ahorro, no obstante, si no compras el producto adecuado, ese ahorro se puede convertir en tirar el dinero y lo que aún es peor… poner en peligro tu salud o la de tus seres queridos.

Comprar online, Si…. pero con sentido común

Pongamos un ejemplo que más de una ortopedia ha vivido con sus clientes:

Ana quiere muchísimo a su abuela Pepita y ha decidido regalarle la mejor cama articulada con elevación.

Decide comprarla online y hace lo que muchos miles de españoles cada día, consultar a Google.

Escribe en el buscador “comprar cama articulada con elevación” en dos segundos tiene muchas ofertas en su pantalla y finalmente se decide por la más bonita y que además tiene un precio muy rebajado.

Ana, super contenta cree haber encontrado un chollo, ha leído comentarios que el modelo elegido es de excelente calidad.

Desde la comodidad del sofá de casa, ha comprado la super cama elevadora y un colchón que recomendaba la tienda.

En 24 horas tiene la cama y el colchón en su casa, hasta le han subido el pedido a un quinto piso sin ascensor, qué maravilla esto de internet se reafirma.

Ha contratado servicio de montaje así que en unos minutos tiene su equipo de descanso listo para que su abuela lo disfrute.

La cama tiene todas las funciones que puede tener la mejor cama elevadora del mercado y el colchón es una auténtica maravilla, Ana ha realizado una importante inversión de lo que ella cree lo mejor para su abuela.

Una cama excelente, pero ¿es lo que necesita la abuela?

Empiezan los problemas, Pepita aún tiene algo de movilidad y con la ayuda de Ana va caminando para acostarse y resulta que la cama es demasiado alta.

Para acostarla tiene dos opciones, o le pone un escalón o la levanta con sus brazos algo que descarta porque Pepita además de bajita pesa 120 kilos.

No tiene grúa ortopédica así que la única opción es la del escalón con el riesgo que ello conlleva.

Decide comprar una grúa, la recibe en 24 horas así que para acostarla utiliza una caja a modo escalón.

Pepita no puede dormir, tiene problemas cervicales y una discopatía degenerativa que le provocan fuertes dolores, el colchón tiene demasiada viscoelástica para ella.

Ana decide darle la vuelta al colchón y ponerlo en la cara con mayor firmeza, por fin…. Pepita descansa.

Empieza a pensar que tal vez la compra que ha realizado no ha sido lo buena que ella pensaba.

Creo que no es necesario continuar con el ejemplo, el mensaje ha quedado muy claro.

Ana quería lo mejor para su abuela y descartó ofertas mucho más baratas.

Compró una cama elevadora y un colchón tope de gama, lo mejor en descanso sanitario.

No compró lo que necesita su abuela, ¿cuál fue su error? no consultar con un profesional.

Este ejemplo podemos trasladarlo a cualquier producto de ortopedia, si no quieres sorpresas desagradables no busques consejo en internet y habla con un profesional.

¿Es necesario un técnico ortopédico para comprar un producto de ortopedia?

Para entenderlo mejor, diferenciamos los distintos productos en dos grupos:

  • Productos de bazar
  • Artículos que requieren adaptación.

En los artículos de bazar no es imprescindible el consejo de un técnico pero siempre es aconsejable.

Los artículos con adaptación siempre deben ser supervisados por un técnico ortopédico.

¿Se puede comprar productos ortopédicos online y no morir en el intento?

Un SI rotundo, pero confía exclusivamente en tiendas profesionales de ortopedia.

Si buscas productos que requieran adaptación, por seguridad, debes acudir a una ortopedia física.

¿Cómo puedo identificar una ortopedia Online profesional?

Hay varios detalles que te pueden ayudar a identificar uno de estos comercios online:

  • Tienda física, esto es primordial, si no hay un establecimiento al público, mejor sigue buscando.
  • Atención al cliente, al no ser una compra presencial, la atención telefónica y por mail con el profesional es imprescindible.
  • Envíos, devoluciones y garantías, la tienda tiene la obligación de informar de todo esto, si es confusa o no la tiene…. busca otra tienda.
  • Si tiene taller propio de fabricación, debe tener una licencia sanitaria.

Si aún tienes dudas, hay algo infalible, mira la marca de alguno de los productos que ofrece y llama al fabricante para pedir referencias de la tienda.

En Resumen

En España tenemos a los mejores ortopedas, profesionales muy preparados tengan solamente tienda física o también Online.

Estamos completamente a favor del comercio electrónico de productos sanitarios, es bueno para todos, pero el estado debe regularlo.

Esta regulación pasa por prohibir que se vendan productos ortoprotésicos con adaptación sin tener en su plantilla a un técnico ortopédico.

Venta online de productos ortopédicos SI, pero únicamente en tiendas con personal acreditado y cualificado.

2017-12-18T15:58:10+00:00