▷ Nuestros mayores dependientes

Nuestros Mayores dependientes

España envejece a un ritmo alarmante, se estima que en 2066 habrá más de 14 millones de ancianos algo más del 34% del total de la población.

Revisando estas cifras se entiende que cada vez habrá más personas dependientes y menos cuidadores.

Nuestro país perderá muchos ciudadanos de edades comprendidas entre los 30 y 49 años en cambio crecerá la población de mayores de 50 años.

Esto será debido al continuado descenso de los nacimientos así que los extranjeros afincados en nuestro país serán los encargados del aumento de población.

Ojo al dato, a partir del año 2030 tendremos entre nosotros más de 45.000 abuelos centenarios un aumento cercano al 300%.

Y es que la esperanza de vida en España ha pasado de los 69 años en la década de los 60 hasta los 80 años en hombres y 85 para las mujeres en el año 2018.

⚠️ Déficit en cuidados geriátricos

En España una abrumadora mayoría de los cuidados gerontológicos se realizan en el hogar siendo las mujeres de la propia familia las grandes protagonistas.

La proporción llega al 80% de cuidadoras frente al 20% de hombres al cuidado del mayor.

Un dato muy significativo del déficit de cuidadores es que el 25% de la población española (nacidos entre 1980 y 2000) renuncian a la paternidad por problemas asociados a la economía.

Esto supone un problema menor hoy pero llegará a ser muy grave por el deficiente relevo generacional, menos nacimientos y más ancianos a los que cuidar

Según el INE, hay 3,87 millones de hogares formados por parejas sin hijos, el 21% del total.

Esta enorme generación de familias sin hijos cuando lleguen a la tercera edad habrá que cuidarlos, complicándose el asunto en los hogares con bajo presupuesto.

El número de ancianos crece a un ritmo muy superior al de geriatras y enfermeros especialistas en geriatría.

Con todo lo anterior queda claro que si estás buscando un oficio con futuro la especialidad médica de geriatría es una excelente opción.

✅ Ayudas Ley de dependencia

Muchas familias sin recursos y con algún familiar dependiente se ven obligadas a hacer de enfermeras y darles atención en el domicilio.

El problema es que muchos de estos familiares no están capacitados para ofrecer la atención que necesita el dependiente.

También suceden complicaciones con la conciliación laboral, no pudiendo atender las horas necesarias.

Generalmente la contratación de servicios de ayuda para personas mayores dependientes supone un fuerte desembolso, pero en algunos casos es imprescindible.

Para estas familias hay diversas ayudas según el grado de dependencia, estas pueden variar en cada comunidad autónoma.

⇨ ¿Quién es persona dependiente?

Según reconoce la Ley de dependencia en su artículo 2.2 es dependiente aquella persona que se encuentra en una situación permanente que le impide llevar a cabo las actividades básicas de la vida diaria.

Esta misma ley en su artículo 26 establece tres grados de dependencia:

a) Grado I. Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

b) Grado II. Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

c) Grado III. Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

Fuente del texto: Ley de dependencia.

🔎 Quién se encarga de la valoración

Son las comunidades autónomas las encargadas de determinar el grado de dependencia.

Además cada comunidad autónoma puede ofrecer diferentes ayudas y prestaciones al dependiente.

Si crees que tienes algún grado dependiente, ponte en contacto con el órgano competente de tu comunidad autónoma:

💢 ¿Quién puede beneficiarse de estas ayudas?

En el artículo 5 de la ley de dependencia se fijan los titulares de derechos.

Primeramente ser declarado dependiente por el órgano competente de tu comunidad autónoma y además:

  • Residir en España y haberlo hecho al menos durante cinco años, de estos mínimo dos años deben ser anteriores a la presentación de tu solicitud. Estos plazos serán exigidos a los tutores de menores de 5 años.

Valoración del grado de dependencia

Un equipo de profesionales determinados por cada comunidad autónoma serán los encargados de evaluar el grado de dependencia.

Junto al resultado de esta evaluación podrán dictaminar los cuidados que el dependiente pueda necesitar.

Prestaciones ofrecidas por la Ley de dependencia

El artículo 14 de la ley, establece que podrán percibir alguna prestación las personas declaradas dependientes.

Las prestaciones pueden ser con servicios o aportaciones económicas en cualquier caso con el objetivo de mejorar la autonomía del dependiente y atender sus necesidades.

Cuando no es posible la prestación de un servicio podrán percibir ayuda económica de forma periódica. Esta tendrá que ir destinada al pago de un servicio adecuado para atender las necesidades del dependiente.

Se contempla también la posibilidad de que la prestación económica sea para la ayuda de cuidadores no profesionales y familiares del dependiente.

Servicios contemplados en la Ley para los dependientes

En el artículo 15 de la ley observamos los siguientes servicios:

  • Atención residencial en centros propios y concertados.
  • Ayuda a domicilio, para labores cotidianas como aseo, cocina, limpieza etc.
  • Centro de día y noche.
  • Tele asistencia, para una respuesta inmediata ante una emergencia.

Cuidador de ancianos a domicilio

El cuidado de personas mayores es un trabajo cada día más demandado, se puede decir abiertamente que es un sector sin paro.

Encontrar a la persona adecuada para cuidar a nuestros seres queridos puede ser una tarea algo complicada.

Hay muchas personas que se ofrecen para cuidar ancianos por horas a jornada completa e incluso internas en el hogar o residencia.

Pero debemos ser cautos y llevar mucho cuidado con quién metemos en casa, por un lado la escasa preparación y lo más peligroso las posibles malas intenciones del cuidador.

El buen cuidador debe ser capaz de entender la problemática del anciano siendo la única forma de ofrecerle el trato adecuado. También debe trabajar activamente en la recuperación y rehabilitación de la salud del mayor.

Empresas especializadas en atención geriátrica

Si finalmente no has encontrado a la persona adecuada para cuidar a tu familiar tienes esta opción.

Lo más normal es que este servicio sea más caro pero a cambio te aseguras un profesional al cuidado del mayor.

Los cuidados geriátricos en casa requieren de cierta experiencia sobre todo en casos de gran dependencia.

Síndrome del cuidador

Atender a personas dependientes no es tarea fácil, los cuidadores sufren un desgaste importante tanto emocional cómo físico.

Los profesionales sanitarios están preparados para afrontar situaciones de todo tipo pero no están exentos de este desgaste.

Cualquier persona que atienda durante mucho tiempo a un dependiente está expuesto a sufrir una sobrecarga emocional que puede derivar en el síndrome del cuidador.

Este trastorno tiene unos síntomas muy evidentes y que se caracterizan por un notable agotamiento físico y psíquico. Un cansancio emocional que puede ser incapacitante para continuar con la atención al dependiente.

Síntomas del síndrome

Los primeros síntomas que notaremos:

  • Agotamiento generalizado.
  • Aislamiento, evitaremos las relaciones con amigos, familia y conocidos.
  • Tristeza, abatido.
  • Debilidad.
  • Cambio radical en hábitos alimenticios y sueño.
  • Agresividad con el mismo y con el paciente.

¿Qué provoca este síndrome?

El tremendo desgaste que comentábamos en líneas anteriores provoca un gran agotamiento físico y mental.

Este agotamiento genera un estrés que puede verse agravado por otros factores:

  • Falsas expectativas, el cuidador pone todo su empeño pero el dependiente no mejora.
  • Frustración, cuando el cuidador quiere e intenta hacer más de lo que realmente puede.
  • Bajos recursos, el dependiente requiere de dispositivos que el cuidador no puede costear.

La carga de trabajo puede llegar a ser muy importante teniendo en cuenta las siguientes cifras:

  • Más del 80% de los mayores dependientes precisa de ayuda para su higiene.
  • El 80% necesitan ayuda para vestirse.
  • El 63% precisa ayuda para preparar la comida y el 58% para comer.
  • Sobre un 70% requieren ayuda para la limpieza en su hogar.
  • Más del 82% necesitan ayuda para tomar su medicación.

En cualquier caso, el cuidador debe tener muy presente que el también debe cuidar su salud emocional para estar en las mejores condiciones que le permitan atender al paciente dependiente.

Cómo cuidar al que cuida

La mejor forma de ayudarlo es dotando al hogar de todos los dispositivos necesarios para el cuidado del dependiente.

Esto hará que el trabajo del cuidador sea más cómodo y eficiente reduciendo con ello el estrés acumulado.

Probablemente las camas articuladas para mayores sean el producto ortopédico más importante en el cuidado de los ancianos.

Entre otros dispositivos beneficiosos para cuidadores y dependientes:

Aseo

Descanso

Antiescaras

  • Sistemas de aire como Repose.
  • Colchones articulados

Además de adaptar el hogar del dependiente el cuidador también necesita hacer su vida y no dejarse absorver por la situación del paciente. Lo ideal es intentar involucrar a otros familiares en el cuidado repartiendo así las tareas.

Conciliación familiar con personas mayores

Trabajo, hijos y mayores dependientes, muy complicado buscar un equilibrio que permita conciliar adecuadamente.

Aquí volvemos a tratar la economía familiar y es que con dinero todo es más fácil, el problema una vez más es cuando disponemos de bajos recursos.

¿Qué hacemos con nuestros mayores si tenemos que ir a trabajar?

Si esta es tu situación, no hay tiempo que perder, ponte en contacto con tu comunidad autónoma e inicia la solicitud de ayudas para la dependencia.