✅ Colchones de látex

La historia de los colchones de látex se remonta muchísimos años, en ortopedia tuvo su momento álgido a principios del año 2000.

Desde entonces ha ido perdiendo protagonismo en favor de otras espumas como la viscoelástica.

En su día fueron la mejor alternativa a los colchones de muelles, toda una revolución en el descanso sanitario con una excelente adaptabilidad en camas ortopédicas.

Qué es el látex

Para fabricar un núcleo de látex se necesita una espumación, la cual se obtiene gracias a la savia del árbol del caucho, Hevea Brasiliensis.

Con esta espumación se obtiene el látex natural, existiendo también el sintético que detallaremos más tarde.
Colchones de Látex

El colchón de látex, en contra de los colchones de muelles, es muy flexible y extraordinariamente adaptable, ofreciendo diferentes zonas de firmeza gracias a varias perforaciones en el núcleo.

Al descansar en un colchón de látex, sentirás un gran confort porque este material se adapta muy bien al contorno de tu cuerpo, de forma similar a lo que ocurre con la viscoelástica.

Se vendieron muchísimos colchones de látex, todas las cuñas publicitarias de colchones hablaban de las maravillas del látex.

Este “boom” del látex, provocó que la industria colchonera creara el látex sintético, este fue el punto de inflexión de estos colchones.

La mala praxis de algunos vendedores hizo que muchas personas compraran látex sintético a precio de natural.

Látex natural

Es necesario ser un experto en la materia para diferenciar a simple vista un buen látex natural de otro sintético.

Si….. también hay buen látex sintético.

Para que un colchón sea considerado látex 100% natural, la composición del núcleo debe tener más de un 85% de látex natural.

Aquí surge la lógica pregunta, si tiene un 85 – 90% ¿como pone en el etiquetado que es del 100%?

Ya hemos hablado que para la obtención del látex natural se realiza una espumación, un proceso químico en el que participan otros componentes.

De ahí sacamos la explicación, si hay otros compuestos ya no se puede hablar de 100%.

👍 Ventajas del látex natural

La principal y algo que resalta inmediatamente es su tacto suave y agradable.

Tiene una esponjosidad única, con la ventaja de ser un material ecológico y transpirable.

Una adaptabilidad superior a la del látex sintético, bien es cierto que esto depende de la calidad del sintético.

👎 Inconvenientes del látex natural

Mas caro que el sintético, podemos encontrar grandes diferencias de precio en función de la calidad.

Alergias, evidentemente ante una persona con alergia al látex…. cuanto más natural… peor.

Requiere mucha ventilación, aunque a diferencia del sintético este es transpirable, lo es poco y al ser natural puede aparecer moho si no lo ventilamos con frecuencia.

Es fundamental que su ventilación sea diaria y al menos cada tres meses darle la vuelta.

Si vives en una zona muy húmeda nuestra recomendación es que optes por otro tipo de colchón.

Látex sintético

Se elabora a partir de polímeros, aunque en su composición puede tener una pequeña proporción de látex natural.

Lo más habitual en ortopedia es una proporción del 80% sintético y un 20% natural.

La adaptabilidad del látex sintético es algo inferior al látex natural en cambio suele ofrecer una firmeza superior.

👍 Ventajas del látex sintético

Algunas personas con alergia al látex pueden dormir en estos colchones sin ningún problema.

Necesita menos ventilación que el látex natural, nunca tendrá problema de moho.

Un precio muy inferior al de los colchones con látex natural.

Hay colchones de látex sintético realmente buenos como nuestro modelo Supremo.

👎 Inconvenientes del látex sintético

Menos transpirabilidad, más sensación de calor, aunque las diferencias son prácticamente inapreciables.

Colchones de Látex
5 (100%) 1 voto[s]