//No sé qué cama elegir

¿Qué tipo de cama geriátrica articulada necesito?

¿Qué cama necesito?

Si te estas planteando comprar una cama articulada, es primordial identificar el tipo de cama que necesitas.

Es probable que te hayan comentado las ventajas de descansar en un somier eléctrico articulado.

O quizás ha sido tu médico el que te ha recomendado dormir en una de estas camas con articulación.

Primeramente debes saber que estas camas son ideales para cualquier persona.

No es necesario tener una enfermedad o discapacidad para disfrutar de ellas.

En cualquier caso, si has decidido comprar una cama eléctrica articulada, nuestro consejo es que optes por una cama de ortopedia.

Una cama ortopédica ofrece todas las prestaciones que necesitas y además es una inversión a largo plazo ya que siempre tendrás la opción de añadir, en caso necesario, cualquier accesorio geriátrico.

Características a revisar para elegir el tipo de cama

Antes de elegir un sistema u otro de cama articulada, es necesario revisar los siguientes aspectos:

  • Peso del usuario:
    Debemos tener en cuenta esto así como el peso máximo soportado por la cama.
    También importante saber si el usuario por algún tipo de enfermedad es propenso a subir de peso.
    Así estaremos en disposición de saber las necesidades del encamado a medio – largo plazo.
  • Altura del usuario:
    En caso que acceda al equipo de descanso por sí mismo se debe revisar la altura mínima de la misma.
    Si es demasiado alta, existen distintos sistemas de patas y/o ruedas que permiten ajustar la cama elegida a las necesidades del usuario.
  • Seguridad – Barandillas:
    Si el estado físico y/o mental del usuario lo requiere, debemos utilizar un sistema de barandillas que lo proteja ante posibles caídas.
    Otra estupenda opción sería utilizar un sistema de colchón al suelo (LowFloor) que amortiguará una eventual caída.
    En caso de utilizar barandillas, se debe tener en cuenta la altura del colchón así como si se va a utilizar un sistema de sobre colchón de aire y de esta forma comprobar que se mantiene una altura mínima recomendada (22cm) entre la parte superior del colchón o sobre colchón y la parte más alta de las barandillas.
    Esta medición se debe realizar sin peso sobre el colchón.

¿Cama articulada con patas o con elevación?

Los sistemas de descanso con elevación son la opción ideal para usuarios y cuidadores ya que permiten adecuar la altura de la cama a las necesidades del momento, como por ejemplo:

  • Acceder o bajar de la cama.
  • El aseo diario del enfermo.
  • Dar de comer a la persona encamada.

Únicamente elegiríamos una cama geriátrica con patas si no disponemos de presupuesto para una cama con carro elevador.

El motivo es sencillo, el somier articulado nos ofrece las mismas prestaciones en ambos casos, articular tronco y piernas.

Entonces ¿porqué es mejor una elevadora?

La elevación eléctrica de la cama realmente se agradece en el día a día del enfermo o discapacitado.

Además, suponen un gran aliado en la labor de las personas al cuidado de la persona encamada.

Lo que marca la diferencia del tipo de cama, es el poder regular la altura del somier.

Si finalmente optas por una elevable habrás elegido bien, pero antes será mejor que revises los diferentes tipos de cama con elevación.

Detalles a tener en cuenta:

  • Dependencia – movilidad, según el grado y dependiendo del estado físico y/o mental del usuario, será necesario el sistema de elevación.
  • Dimensiones del usuario, una persona que debe permanecer mucho tiempo en cama, tiene que estar lo más cómoda posible.
    Para ello es fundamental que el ancho y largo del somier geriátrico sea el adecuado.
    En OrtoSureste disponemos de stock en varias medidas, ofreciendo también la posibilidad de fabricar a medida.
  • En caso de necesitar función Trendelenburg o anti-Trendelenburg, se debe elegir una cama con elevación que disponga de estas funciones.

Cama geriátrica con patas

Cama articulada Celeste

Cama hospitalaria elevadora

Cama Ortopédica OriónX

¿Función Trendelenburg?

Consiste en poner al paciente en decúbito supino, pero con la cabeza más baja que los pies (Trendelenburg) y la posición inversa o también conocida como Anti Trendelenburg en la que la cabeza queda en una posición más elevada que las extremidades inferiores, estas funciones se deben utilizar siempre bajo prescripción médica.

Anti Trendelenburg

Serena plus anti trendelenburg

Trendelenburg

Serena plus trendelenburg

Sea cual fuere la opción elegida, todos nuestros modelos están revisados y testados para ofrecer una experiencia satisfactoria a usuarios, cuidadores y profesionales del sector sanitario.

2018-09-18T22:14:59+00:00